sábado, 29 de noviembre de 2008

sentimientos encerrados

Quizas llega un momento en el que no sabemos en que dirección avanzar, quizás llega un instante en el que tenemos miedo de seguir adelante, quizás existan barreras mas allá de nuestro alcance que nos impidan soñar, por que no conformarnos con la belleza de lo instantáneo, con el cariño de la verdad de un solo momento, con la sinceridad de una mirada cómplice, con el calor de una lagrima que queda en la yema de nuestros dedos al retirarla de la cara de quien amamos.
Por que vivir empeñados en llegar mas allá, es sencillo, nunca nos conformamos con lo que la realidad nos suplicó. Existen momentos en los que de repente, arde en llamas nuestro corazón cuando las balas de la mirada de nuestra quimera, atraviesan nuestra retina, y nos damos cuenta, de que la perfección cabe en este mundo de locos y colillas. Llega a ser tan perfecto que no nos permite ni llorar de felicidad, ni mantener la mirada perdida, es tal la atracción que nos brinda la cara oculta de nuestras posibilidades que no podemos evitar materializar nuestro amor, pero nos engañamos. Nos engañamos o decidimos que engañarnos es la solución que vemos correcta, quizás intentarlo fuese increíble, pero a veces, es mejor no arriesgar.
En la viña del sentido muchos son los elementos que nos incitan a soñar, muchas son las sensaciones que nos retiran por segundos de la realidad, pero siempre volvemos a ella, siempre nos damos cuenta de que estamos flotando por encima de la nube de mierda que asola nuestros días, hasta que el lúgubre terremoto de la llamada de atención, nos devuelve al charco lodoso. Pero insisto, por que no pensar que no existe tal charco, por que no olvidar las barreras , por que no hacer lo que dicta nuestro corazón, por que no seguir la vía de lo fácil y pensar que no existe un mañana, disfrutar del momento, gritar de felicidad, llorar solo por el dolor ajeno y no tener excusa para dejar de sonreír cuando rodeados del calor que solo el ternero recibe de la ubre materna, pensamos que no podríamos ser mas felices…
Bien, volvamos aquí abajo, todos tenemos algo que ocultar, todos tenemos historias prohibidas, todos tenemos prioridades y dificultades, y al fin y al cabo, somos humanos. La dictadura del corazón es maravillosa, pero muy difícil de llevar, y generalmente, conduce al camino de la soledad o el dúo…probablemente no soy yo quien crea estas palabras, probablemente ni ustedes mismos piensen que haya algo negativo en seguir las ordenes de nuestro latidor personal…pero lo creamos o no, no estamos solos en este mundo, y si podemos hacer por rodearnos de amor, aunque sacrifiquemos algo que nos cueste romper nuestro corazón, haremos bien dando esa parte de nosotros.
Pensemos en los demás, ya llegará nuestro momento, como diría Mr.Karma, “tu no me toques las narices, y todo saldrá bien”…seamos felices haciendo que los demás lo sean, demos todo de nosotros mismos…tarde o temprano, hallaremos nuestra recompensa…miremos al cielo.

No hay comentarios: